Informes para juzgados

¿Qué es un informe pericial psicológico?

Un informe pericial, es el que elabora un experto para informar al juez sobre áreas que no son de

su competencia, bien por encargo de una de las partes o por orden del propio juez. El perito

psicólogo es una figura relevante en muchos procesos judiciales.

En cuanto al psicólogo, se debe insistir que la psicología jurídica es un área de especialización muy técnica, que requiere formación y experiencia propias, ya que tanto su enfoque, como por su metodología, son muy distintos de la terapia psicológica.

¿Para qué sirve el informe psicológico en un juzgado?

En la práctica privada, en la mayoría de ocasiones, el informe del psicólogo apoya las pretensiones de una de las dos partes en litigio, oponiéndose a la otra parte.

Eso no quiere decir que los peritos “de parte”, escribamos a la carta, al dictado todo lo que dice el cliente, sino que una vez analizada la situación, emitimos un informe que el abogado aporta para documentar su postura, si lo cree conveniente. Esto significa, que no siempre será posible defender una causa, ya que el perito tiene siempre la obligación de ser objetivo y ecuánime.

Algunos ejemplos:

Existen muchas situaciones que requieren la intervención del psicólogo, siendo imposible hacer un repaso a todas ellas. Algunas de las más habituales son:

Padres que se enfrentan por la custodia de los hijos.

El informe del psicólogo puede servir para avalar que un padre, es un buen padre, o para dictaminar si el niño vive una situación angustiosa o ha sufrido algún daño psicológico. También puede ilustrar, según las circunstancias y la madurez de los niños, cual puede ser a su juicio el mejor régimen de guardia y custodia o el régimen de vistas adecuado.

Situaciones de malos tratos y violencia de género.

El psicólogo puede aclarar cual ha sido el daño psicológico sufrido por una persona y si su testimonio es o no es creíble (que no es lo mismo que cierto o verdadero) También sirve para valorar la personalidad del presunto maltratador y si sus características de personalidad parecen o no ajustarse a lo relatado por la víctima.

Abuso sexual y malos tratos a menores.

Sin duda de todas las intervenciones posibles en la psicología jurídica (y de la psicología en general) esta es una de las más difíciles, sobre todo cuando son niños de corta edad, por cuanto un relato de un niño que no ha sido obtenido, ni documentado de la manera correcta, puede invalidar completamente su testimonio.

Los niños, sobre todo los más pequeños, pueden ser fácilmente manipulados por los adultos, y por esta razón, es muy complicado diferenciar un relato real, de uno inventado. Requiere una gran pericia técnica y muchas horas de formación, así como coraje para escuchar ciertas cosas sin venirse abajo, poder documentar estos casos.