Informes para juzgados

Acoso laboral

El acoso laboral o mobbing , es una forma retorcida y maliciosa de buscar la sumisión del trabajador o su despido. Existen muchas formas de acoso, algunas verdaderamente sibilinas. El acoso que más frecuentemente se denuncia es el de la dirección de una empresa hacia un trabajador, pero no es el único posible. Muy habitualmente son los propios compañeros quienes aíslan y desprecian al trabajador simplemente por envidia y por supuesto, también es posible el acoso de los empleados a su jefe más cercano.

El acoso puede formar parte de una campaña deliberada y fría de parte de un directivo para fomentar la discordia entre los empleados o para echar a la calle sin indemnización a un trabajador poco productivo o demasiado combativo con sus derechos. En ocasiones se entremezcla el acoso con la violencia machista, ya que las trabajadoras pueden ser acosadas como chantaje para acceder a una relación sexual no consentida o sufrir tocamientos y vejaciones en el ámbito laboral. Otras veces, podemos ver acoso laboral cuando una mujer queda embarazada para no tener que afrontar la baja laboral o la reducción de jornada, o cuando accede a un puesto considerado de prestigio o de responsabilidad o en ambientes donde es poco frecuente encontrar una mujer como un taller mecánico.

Recordemos que el acoso laboral, sea del tipo que sea, constituye un delito, aunque no siempre es fácil demostrar los hechos, que pueden pasar desapercibidos a ojos de un observador externo. Nuevamente, el informe psicológico puede describir como se configura el acoso, que hechos lo señalan y que consecuencias han tenido sobre el examinado.