Coordinador de parentalidad

Informes para juzgados

Coordinador de parentalidad

El coodinador de parentalidad es una nueva figura importada de países anglosajones, pensada para hacer de bisagra en aquellos divorcios conflictivos en los cuales los padres anteponen sus disputas a las necesidades de los niños, siendo incapaces de llegar a acuerdos o mantener una mínima comunicación que permita que las visitas del progenitor no custodio, o que los cambios de domicilio en las custodias compartidas, se desarrollen con normalidad. Se diferencia del mediador en algunos puntos importantes:

-La asistencia a mediación es voluntaria y los acuerdos alcanzados no vinculantes, excepto que el acta se eleve a un juzgado.
-El mediador mantiene la confidencialidad de lo hablado en las sesiones.
-La mediación se entiende como una manera de evitar el proceso judicial, por lo tanto cobra sentido al principio de la ruptura y en modificaciones de medidas de baja conflictividad.
-La mediación es más eficaz en procesos de ruptura cuya beligerancia resulta incipiente o se mantiene en unos niveles que aún permiten el diálogo y el razonamiento.

Sin embargo, el coordinador llega impuesto por un juez, o por acuerdo propiciado por un juzgado, después de una disputa legal larga y agotadora, con las partes totalmente encontradas y sin apenas capacidad de dejar a un lado los sentimientos de rabia, dolor, tristeza o venganza. Con todo, la diferencia más importante es que el coordinador tendrá la obligación de informar al juez, por lo tanto, lo dicho las observaciones realizadas,la información recogida y la actitud de las partes, pueden tener una trascendencia efectiva en forma de sentencia legal.

Por su complejidad, no es un cargo para principiantes porque hay que tener una larga trayectoria profesional que permita entender las complejidades del comportamiento humano, siendo experto tanto en violencia de género, como de interferencias parentales, divorcios conflictivos, maltrato y abuso a la infancia y temas legales.